08 Jun 2020

¿Verano o invierno? ¡Las aventuras en autocaravana son perfectas en cualquier época del año!

DESPLAZARSE EN AUTOCARAVANA
¿Verano o invierno? ¡Las aventuras en autocaravana son perfectas en cualquier época del año!

Luz y oscuridad, yin y yang, frío y calor: todo tiene su contraparte y, cada persona, sus preferencias, sobre todo en lo que respecta a la hora de viajar.
Dentro de la gran familia de los campistas, hay quienes prefieren viajar en verano, mientras que a otros les gusta más el frío invernal.

Pronto estaremos de nuevo en la carretera. Mientras tanto, vamos a descubrir algunos consejos y curiosidades para prepararnos lo mejor posible para viajar en compañía de nuestro camper con base Fiat Ducato, sea cual sea la ocasión y el momento.


PARA LOS VIAJEROS ESTIVALES, AMANTES DE LAS TARDES TRANQUILAS

El verano suele ser sinónimo de vacaciones: ¡el buen tiempo nos regala días larguísimos y noches cortas, perfectas para explorar el mundo que nos rodea en compañía de nuestro Fiat Ducato! Las temperaturas cálidas, el mar, las paradas con vistas a la playa… son muchas las razones de quienes prefieren este tipo de vacaciones en comparación con su contraparte invernal.
Pero en esta estación también debemos equiparnos lo mejor posible para disfrutar de nuestro viaje con total tranquilidad.


AIRE ACONDICIONADO: UN CONTROL NECESARIO

Parece evidente, pero a veces, con la emoción del momento, se nos puede olvidar comprobar que el sistema de refrigeración de nuestro camper Fiat Ducato funciona perfectamente. ¡Precaución, amigo conductor! Nadie quiere viajar con la familia y sufrir en sus carnes el calor de los meses estivales, sobre todo si eres tú quien conduce, ya que se trata de un factor de riesgo tanto para la salud como para la mera comodidad. Así que, que no se nos olvide hacer una revisión exhaustiva de nuestra autocaravana antes de salir, solicitando expresamente que revisen también el estado de nuestro sistema de aire acondicionado.


LARGA VIDA A LOS EQUIPOS DE EXTERIOR

Otro preparativo necesario antes de aventurarnos a salir de viaje en verano son los llamados «extras», es decir, todo el equipamiento adicional que nos permitirá aprovechar nuestras paradas al máximo. Cojamos todo lo necesario, desde esas tumbonas que han estado acumulando polvo en el garaje durante meses a esa cubierta exterior que nos salvará del sol abrasador y, por qué no, esa barbacoa portátil que nos permitirá pasar un merecido descanso organizando agradables parrilladas con nuestra familia.

¡Que no se nos olviden las mosquiteras! En verano pueden ser fundamentales para la tranquilidad de nuestras vacaciones. Además, ya se sabe que con el calor del verano aparecen también los insectos, sobre todo en ese pinar cercano al mar que tanto nos gusta.


PARA VIAJEROS INVERNALES, AMANTES DE LOS AMBIENTES MÁS FRÍOS

El invierno, sobre todo en los países nórdicos, trae consigo esa atmósfera mágica que nos recuerda a las películas de Navidad que vemos en la tele con una mantita y una taza calentita de té con galletas mientras la nieve cae, silenciosa, por la ventana. ¡Esas sensaciones son las que nos hacen querer subir a bordo y abrocharnos el cinturón!

Pero por muy bonito que sea, con el invierno también viene la necesidad de equiparnos adecuadamente: si nosotros nos ponemos guantes y bufandas, ¡nuestra autocaravana tiene que prepararse también!


¿ASFALTO, NIEVE, HIELO O BARRO?

La primera indicación, aunque probablemente la más obvia, es la de prestar especial atención a la carretera que transitamos, ¡sobre todo si la temperatura exterior es de bajo 0! Conducir nuestros amigos de cuatro ruedas es lo mejor del mundo mundial, pero debemos recordar que no son vehículos precisamente «ligeros», y por lo tanto se comportarán de forma diferente al coche que solemos conducir de manera regular. Por ese motivo, debemos prestar atención a las condiciones meteorológicas, la temperatura exterior y las condiciones de la carretera: ¡nadie quiere verse atrapado en la nieve tras una noche maravillosa en su camper con base Fiat Ducato observando las estrellas!


DEPÓSITOS, TUBERÍAS Y CONTROLES RUTINARIOS

Comencemos por decir que, si estamos en la carretera y tenemos la calefacción puesta, nuestra amada autocaravana no corre ningún riesgo de helarse, salvo los depósitos externos (como el del agua limpia, que se suele instalar en la parte exterior de la cabina). Dicho esto, debemos asegurarnos de que todo funcione perfectamente y esté lo más cuidado posible, sobre todo antes de salir. Una pequeña fuga de las tuberías exteriores, cuando las temperaturas son particularmente bajas, puede convertirse a la larga en una avería mucho más grave. ¡Incluso puede derivar en un mal funcionamiento del sistema de calefacción! Por mucho que nos guste el invierno, seguro que nadie quiere quedarse en la montaña sin calefacción y con la autocaravana averiada.

En resumen: antes de realizar cualquier viaje, revisaremos de forma exhaustiva nuestra caravana. Esto nos permitirá disfrutar al máximo de nuestras vacaciones, sin preocupaciones de ningún tipo y, sobre todo, sin sorpresas desagradables.

Hemos llegado al final de esta breve guía sobre cómo debemos prepararnos para disfrutar de nuestras vacaciones de ensueño, ya sea a lo largo y ancho de una costa infinita, con el sonido del mar acompañándonos o en una montaña nevada, huyendo del ajetreo de la vida cotidiana, acompañados únicamente del silencio invernal y de innumerables estrellas.
Así que preparemos todo lo que necesitemos, asegurémonos de que nuestro camper con base Fiat Ducato está listo y relisto y pongámonos manos al volante: nuestra compañera de viaje nos llevará a donde queramos, sin importar la estación.

​​
 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>