05 shotmonth_05 2016

VIAJAR EN CARAVANA, ¿CON POCO O MUCHO EQUIPAJE?

VIDA A BORDO

Dime qué equipaje te llevas de vacaciones y te diré quién eres.

¿Qué revela de nuestra personalidad nuestra forma de viajar y de preparar las maletas y el equipaje? ¿Y cuáles son las reglas para seleccionar en nuestro armario la ropa y accesorios que realmente vamos a necesitar en un viaje en autocaravana? He aquí un pequeño vademécum.

«Esto me lo llevo. Esto también. ¡Y esto no puedo dejármelo en casa!» Así es como suele empezar una rutina que difícilmente podemos evitar antes de irnos de vacaciones, tanto si se trata de un día como de un fin de semana o de un mes. Ante nosotros una maleta, una mochila vacía, un recipiente que hay que rellenar con lo que para nosotros es imprescindible. Parece solo un objeto práctico para trasladar cosas, pero en realidad el equipaje que llevamos dice mucho de nosotros.

¿Qué es una maleta o un equipaje, en el fondo?

Es el recipiente con el que nos vamos de viaje. Se convierte en nuestro apéndice y todo lo que guardamos dentro tiene que ver con nuestra identidad. En su interior encontramos nuestro bagaje simbólico, una pequeña caja fuerte de aspectos interiores que bajo otra forma (vestidos, pantalones, zapatos...) representan el modo en que pretendemos afrontar esa parte desconocida que cada viaje nos invita a vivir. No es casualidad que tengamos miedo a extraviar o confundir nuestros equipajes. «Nuestras maletas son el espejo de las imágenes de nosotros que deseamos llevarnos» dice el antropólogo F. La Cecla.

Pero, por extraño que parezca, cuanto más se viaja, más se aligera nuestro equipaje. Los viajeros a largo plazo, acostumbrados a estar lejos de casa durante meses, suelen apostar por reducir sus pertenencias al máximo, saben que el movimiento requiere agilidad y han aprendido a desprenderse de los objetos menos útiles, concentrando su atención en las emociones y en la búsqueda de nuevos puntos de vista.
Lo mismo también ocurre cuando se viaja en autocaravana, si bien este medio, por su naturaleza, es acogedor y espacioso. Viajar en autocaravana significa saber que tienes a tu disposición todo lo que necesitas, pero no así lo superfluo. Los verdaderos amantes de la autocaravana saben pues que cualquier estorbo inútil es un coste en términos de espacio y energía: una autocaravana demasiado cargada es más incómoda de conducir, especialmente en rutas accidentadas, cuestas y curvas, y consume mucho más carburante. Así pues, te invitamos a que renuncies a la rutina y a las costumbres más manidas.

Si nos vamos de vacaciones en autocaravana no podemos pensar en meter el armario de casa en el de la autocaravana, por lo que una selección sensata y una metodología compartida se vuelven indispensables:

¡Lista!
Las listas son el primer secreto para tener todo organizado y bajo control: así no perderemos de vista el número de prendas elegidas, limitando el número de zapatos y accesorios, y además nos daremos cuenta antes de si nos estamos olvidando algo. La lista ideal debe tener en cuenta en primer lugar el clima, el tipo de vacaciones y su duración, y solo en un segundo lugar nos preocuparemos de nuestros gustos personales. Prepararemos con tranquilidad una lista por cada uno de los pasajeros, teniendo cuidado de que esté completa, desde la ropa interior hasta las prendas de abrigo.

Todo sobre la cama
Antes de empezar a preparar el equipaje, colocaremos todo sobre la cama y comprobaremos que esté todo con la lista en la mano. No nos olvidemos de los indumentos prácticos como chándales, camisetas, sudaderas y vaqueros cómodos. También es aconsejable llevar siempre un anorak y un recambio adecuado para las prendas. En cuanto al calzado, haremos una rígida selección, limitándonos a un solo par de cada tipo: zapatos abiertos, cerrados, chanclas (válidas también para la playa). Útiles y muy prácticas, por no decir imprescindibles en caso de lluvia, son las capas impermeables equipadas con capucha. Sustituyen perfectamente al mejor de los paraguas en caso de precipitaciones.

¿Doblar o enrollar?
Hay dos corrientes que se dividen entre quienes prefieren no doblar y dejar las prendas extendidas y quienes en cambio las enrollan. Con el segundo método estará todo más ordenado pero menos doblado, y también ahorraremos espacio en los armarios de la autocaravana. Las camisetas y los suéteres se pueden enrollar con facilidad, las camisas -si son absolutamente necesarias- se pueden doblar o colgar (van a arrugarse de todas formas, quizá sea mejor dejarlas en casa).

Accesorios
Una vez elegidas las prendas, prepararemos nuestro neceser y un botiquín para todos los pasajeros, armándonos de distintos recipientes en los que dividir los productos según su función: cosméticos, fármacos, protecciones solares, jabones, etc. Así estará todo preparado y organizado en el baño.

La regla más importante
A cada uno su propio equipaje: ¡aprovechemos nuestro espacio y tratemos de mantenerlo «ligero»! Viajar ligeros significa aumentar la confianza en nosotros mismos, no tanto porque iremos de A a B regresando felizmente a casa, sino porque conseguiremos afrontar perfectamente lo que sucede entre A y B, es decir, esa unión de imprevisto e imprevisible, gracias a nuestras personales capacidades organizativas, de improvisación, de fantasía y autonomía. Cualidades de las que no puede carecer todo buen amante de la autocaravana.

¿Y tú, qué te llevas en tu autocaravana?

 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>