14 Jun 2018

¡YA ES PRIMAVERA! PONGAMOS A PUNTO NUESTRA AUTOCARAVANA.

VIDA A BORDO

Es primavera, el clima y el ambiente nos invitan a reanudar nuestros amados viajes en autocaravana. La llegada del buen tiempo también coincide, para un autocaravanista, con un momento de regeneración profunda del vehículo, que prevé la realización de varias actividades antes de volver a viajar.

 

LIMPIEZA EXTERNA DE LA AUTOCARAVANA

Para empezar, efectuamos el lavado externo de la autocaravana, una operación que requiere el máximo cuidado. Lo ideal es hacerlo dirigiendo los chorros de agua (nunca muy fuertes) desde arriba hacia abajo para reducir al mínimo las filtraciones. Tras quitar la capa de polvo y mientras lavamos el vehículo, es aconsejable examinar con mucha atención todas las paredes externas, ya que podríamos descubrir pequeños orificios o algún golpe provocado, quizás, por una rama; al lavar la autocaravana, es absolutamente necesario hacerlo con mucho cuidado para evitar que el agua penetre en su interior.


LIMPIEZA INTERNA DE LA AUTOCARAVANA

Pasemos ahora al interior de la autocaravana. En este caso, es necesario controlar el estado de las paredes y del techo y, tras quitar las cortinas, limpiarlo todo con agua y un jabón específico, utilizando un trapo húmedo. De esta manera, eliminaremos los gases de escape y el polvo. Es un trabajo importante: en el habitáculo vivimos y respiramos y, por lo tanto, se tiene que sanear con mucho esmero.

Armarios
Vaciamos los armarios y, con un cepillo, quitamos los posibles residuos de tierra, arena y suciedad que se ha acumulado durante el invierno. Pasamos el aspirador y una esponja húmeda, empapada con una mezcla de agua y vinagre (1 vaso) o bicarbonato de sodio. Los ventilamos antes de cerrarlos.
En presencia de malos olores, moho y humedad, controlamos las paredes, ya que podrían esconder infiltraciones.

 

Juntas, bisagras y cerraduras
Quitamos el polvo y las impurezas de las juntas de las puertas y ventanas, eliminando gravilla, hojas de pino, polvo, grasa, etc. Es suficiente usar una esponja húmeda y, una vez secas, repasamos las juntas de goma con un pincel con talco: quedan como nuevas. Otra posibilidad es aplicar aceite de silicona. En este caso, solo se necesita un trapo empapado con aceite y pasarlo delicadamente sobre la goma.
Las bisagras se pueden lubricar con espráis específicos con lo cual se evitan crujidos y ruidos que anuncian oxidaciones y bloqueos. Lubricamos los pernos, dejando que el líquido filtre por las fisuras, y de vez en cuando movemos la puerta hacia delante y hacia atrás para facilitar la penetración del líquido. No se tienen que olvidar las cerraduras, incluida la del encendido del motor. Para esta operación, se aconseja usar polvo de grafito.

Estantes y accesorios de la cocina
En la autocaravana, cuando se viaja, el polvo y los humos de escape penetran y se depositan en los cajones y en los estantes, es decir, en los espacios donde guardamos la cubertería, las ollas de cocina, los platos y muchos otros accesorios. Después de vaciarlos, con un trapo bien empapado con agua y detergente, los limpiamos y secamos. Luego, pasamos a limpiar los fregaderos, la cocina y la nevera. Se debe prestar mucha atención a la nevera: no es suficiente vaciarla, sino que es necesario desmontar cada uno de los estantes, lavarlos, desengrasarlos y aclararlos con abundante agua caliente. Una vez secados, los volvemos a colocar prestando atención en dejar la nevera entreabierta para evitar que se formen malos olores.

 

Tapicería y tejidos
También en este caso el bicarbonato funciona muy bien: neutraliza los ácidos que el polvo y la suciedad forman en las fibras y elimina los malos olores. Tras limpiar y sacudir los tejidos de los asientos, las alfombras y las cortinas, echamos polvo de bicarbonato sobre la superficie. Lo dejamos actuar durante una hora o más y, luego, lo sacudimos bien y lo limpiamos todo con el aspirador. Los resultados saltarán a la vista.

 

Camas y buhardillas
Es fundamental ventilar a menudo los colchones y las almohadas. Para ello, se aconseja abrir completamente las ventanas y los ojos de buey de la autocaravana y, luego, pasar un aspirador por todas las ranuras y esquinas de la cama y por encima y por debajo de los colchones. De esta manera, evitaremos que el polvo se acumule en los puntos de difícil acceso.

 

La limpieza de la autocaravana requiere paciencia, dedicación y una pizca de precisión. Cualidades que seguramente no faltan a los buenos autocaravanistas.

Y tú, ¿ya estás listo? ¡Buen viaje de primavera!

 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>