23 Jun 2016

SER VIAJEROS CAMPERISTAS.

VIDA A BORDO


Errores a evitar cuando se viaja

Viajar parece fácil: preparas el equipaje, subes a bordo del camper, arrancas el motor y ¡en marcha!
A menudo uno se concentra en los lugares por visitar y en los itinerarios posibles pero, antes aún, sería mejor identificar qué no hacer, o sea, cuáles son los errores a evitar cuando se viaja. Cuestión de organización y competencia, un “ABC” que, una vez adquirido, queda para siempre.


Proceder por eliminación es una estrategia interesante: identificamos todo aquello que constituye un error, aquellas cosas que potencialmente pueden constituir contratiempos para que un viaje salga bien. Se trata de identificar y valorar pequeñas, sencillas precauciones de tipo organizativo que, una vez adquiridas, quedan como cimientos: podemos movernos en cualquier dirección, decidir qué ver, qué probar, a quién hacer caso, sabiendo no obstante que hay una base sobre la que todo se apoya: nuestra habilidad de viajeros.

Ser viajeros quiere decir en buena medida saber cuáles son los errores que no hay que cometer de viaje.
Ser viajeros camperistas significa saber también ponerse en juego, evitando pretender unas vacaciones “fáciles”. En camper es necesaria una buena dosis de creatividad y de adaptabilidad.

Entonces, ¿qué errores evitar en nuestros viajes en camper?

RESERVAR CON ESCASA ANTELACIÓN O CON RETRASO

Si buscamos acomodos organizados y confortables, sobre todo si viajamos con niños pequeños o mascotas, podemos optar por un camping o una casa rural. Quien desee salir de viaje tranquilo, sabiendo que tiene ya un acomodo que le espera, puede reservar su plaza antes de partir.
Los tiempos ideales de una reserva han de valorarse en base a los periodos; por norma general, cuando el flujo turístico aumenta masivamente (por ejemplo en los meses de verano) sugerimos efectuar reservas al menos 6-8 semanas antes. Por el contrario, reservar al último minuto es conveniente sólo en caso de ofertas para camperistas.

NO PROGRAMAR

A excepción de las salidas a lugares cercanos, está comprobado que programar el viaje en camper es una operación siempre recomendable. Además de las numerosas guías y mapas, gracias a las que podemos conocer con antelación características y atractivos de las localidades que visitaremos, podemos consultar la lista de sitios informativos sobre los destinos que hemos elegido. En caso de destinos que presenten ciertas dificultades, es indispensable disponer de información actualizada sobre: documentos, salud, divisa, unidades de medida, etc.

Además, se revela utilísima la consulta de los diarios de a bordo realizados por otros camperistas, que tienen la virtud de destacar aspectos logísticos experimentados en primera persona. Siempre en esta fase, es oportuno examinar los puntos de parada, previendo alguna posible alternativa y llevando a bordo las impresiones de las páginas que se revelarán útiles una vez llegados al lugar.

Por lo que respecta al viaje propiamente dicho, es obvio el consejo de evitar - si es posible - las jornadas de plena ‘operación salida’.

NO SÓLO UN MOTOR DE BÚSQUEDA ON-LINE

A menudo para nuestras búsquedas on-line confiamos en los mismos sitios o motores de búsqueda porque tal vez en el pasado hemos encontrado buenas ocasiones: descuentos, ventajas, promociones. Sin embargo, la pereza no es buena consejera, por tanto es mejor efectuar diferentes búsquedas entre motores y comparadores de precios.

CAMBIAR DINERO EN ESTACIONES O AEROPUERTOS

A menos que de veras nos veamos obligados, se trata de un error que en el extranjero es mejor evitar, so pena de: cambio desfavorable y comisiones sobre el importe. Es preferible entrar en la ciudad y conocer los tipos de cambio mas favorables o bien sacar efectivo con Tarjeta de crédito o de débito, en el interior de un banco.

HACER COMPRAS EN LAS ZONAS MÁS TURÍSTICAS

Parece todo más sugestivo y característico cerca de los grandes lugares de interés. Excepto los precios y, tal vez, la calidad. Restaurantes y tiendas que surgen en zonas turísticas no deben conquistarse la clientela, pueden contar con una afluencia constante y por tanto no siempre son la mejor elección. Por tanto, explorar lo que está a la vuelta de la esquina, quizá siguiendo el consejo de algún lugareño, resulta sin duda más ventajoso para nuestro bolsillo y permite hacer encuentros especiales, fuera de los circuitos de masa.

UTILIZAR TARJETA DE CRÉDITO CON COMISIONES

A menudo, por prisa o distracción, ignoramos cuánto nos cuesta usar la tarjeta de crédito en el extranjero. La sorpresa la encontraremos a la vuelta, descubriendo en el extracto de cuenta que, con el importe de las comisiones, habríamos podido disfrutar de unos días más de viaje. Comprobemos siempre antes si hay gastos de comisión para nuestras transacciones.

NO VISITAR LA OFICINA DE TURISMO LOCAL

Las oficinas de turismo contienen un tesoro de información sobre lugares, eventos, festivales, transportes locales, alojamientos y muchas cosas más. Se encuentran casi por doquier y muy a menudo, el personal encargado está más informado que muchas guías turísticas. ¡No consultarlas sería una verdadera lástima!

GUARDAR DINERO Y TARJETAS DE CRÉDITO EN UN ÚNICO SITIO

Puede parecer demasiado obvio recordarlo, pero guardar juntos dinero, tarjetas de crédito, moneda local y documentos en el mismo billetero, tal vez en un único punto de nuestro camper, no es una buena norma de seguridad. De hecho, si extraviamos el billetero o si nos roban, lo habremos perdido todo. Es preferible separar cuanto se pueda estos objetos y llevar consigo lo menos posible, quizá en un cinturón portadinero sujeto en la cintura o en la pantorrilla.

NO TENER COPIAS DE DOCUMENTOS Y PASAPORTE

Perder el pasaporte, el carné de conducir o de identidad, sobre todo si nos hallamos en el extranjero, quiere decir afrontar innumerables dificultades. Por tanto, disponer de una copia de reserva impresa, quizá también guardada en la red o en un pen drive, permite ahorrar tiempo, dinero y una cantidad de inútil estrés.

NO TENER UN SEGURO DE VIAJE

Contratar un seguro, sobre todo para largos viajes, es una buena inversión para nosotros y para nuestro camper. Una reserva de serenidad útil para cualquier eventualidad.

IGNORAR LOS CONSEJOS DE LOS LUGAREÑOS

Si alguien del lugar que estamos visitando nos recomienda que evitemos una cierta zona, es sabio prestarle atención: nadie, mejor que los lugareños, conoce la situación real de la localidad en que nos encontramos. De viaje, la seguridad está compuesta también por este tipo de sensibilidad.

IGNORAR LA CULTURA DEL LUGAR

Ignorar las reglas culturales y los modelos de comportamiento del país que visitamos es ofensivo para quien nos acoge y es índice de poca sensibilidad por nuestra parte. Por el contrario, adaptarse es prueba de apertura mental y requisito de todo verdadero viajero. Por tanto, por ejemplo, besuquearse por la calle, si se viaja en pareja, en zonas del mundo donde la relación hombre-mujer no prevé manifestaciones de afecto en público significa no tener claro dónde nos encontramos. Es conveniente documentarse al respecto antes de emprender el viaje a bordo de nuestro camper.

OSTENTAR NUESTRA CONDICIÓN DE TURISTAS

Máquina fotográfica al cuello, smartphone en la mano, guía bajo el brazo: a menudo nos olvidamos cuánto fácilmente somos “etiquetables” como turistas a los ojos de los demás. En algunas áreas del mundo ostentar, incluso involuntariamente, objetos de valor, nos puede hacer correr peligro de robos o timos. Si bien puede ser difícil no hacerse notar, en zonas no demasiado turísticas, mantengamos lo más posible un perfil neutro.
No hacer gala de nosotros mismos significa también no crear una inmediata distancia entre nosotros y los demás: extranjeros y nativos, pudientes y menos pudientes. He aquí una de las bases esenciales del viajero y del camperista responsable.

 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>