EN AUTOCARAVANA PARA DESCUBRIR BOLZANO

En autocaravana para descubrir bolzano

Salimos hacia una de las ciudades italianas más vivibles y a escala humana.

Punto de encuentro de la cultura italiana y la germánica, Bolzano es un lugar que merece una visita por sus hermosos y sugestivos paisajes, un rica oferta cultural y un casco antiguo animado y dinámico con numerosos monumentos artísticos. Sin olvidar su sabrosa gastronomía, fácil de degustar en los numerosos locales típicos de la ciudad. ¡Descubramos Bolzano!

El territorio

  

Dividida en cinco barrios, la capital del Alto Adigio mezcla lo antiguo y lo moderno, elementos de tradición germánica con otros mediterráneos, la arquitectura gótica y las decoraciones rococó.

 

Espléndidos viñedos, dispuestos en terrazas, rodean la ciudad, llegando casi a los monumentos, las plazas, los castillos y los museos del centro histórico. Para apreciar al máximo la atmósfera de la ciudad, se aconseja moverse a pie o en bicicleta, un medio ideal para recorrer la calle de los Portici y aprovechar los numerosos carriles bici del casco antiguo, donde es posible regalarse una pausa para un tentempié en alguno de sus típicos bares.

 

En Bolzano, las montañas están a la vuelta de la esquina: los Dolomitas son fácilmente accesibles y hay tres teleféricos que permiten llegar en pocos minutos a Colle, a San Genesio y a Renon, lugares desde donde es posible realizar numerosas excursiones, aptas para todos. Precisamente, el teleférico de Colle, impulsado por Josef Staffler, un clarividente hotelero de Bolzano, se inauguró hace más de cien años y fue el primero del mundo destinado al transporte de personas; hoy, es posible ver una copia de la primera cabina cerca de la estación superior. Colle fue una famosa localidad veraniega ya en el s. XIX y algunas de las hermosas villas que se construyeron en aquella época constituyen, hoy, un rico conjunto arquitectónico, declarado bien de interés cultural.

  

El casco antiguo y plaza Walther

  

La catedral, auténtica joya románico-gótica, es uno de los símbolos de la ciudad. Se alza majestuosa tocando casi a la plaza Walther, en un área donde anteriormente había una basílica paleocristiana. En el exterior, destaca la Leitacher Törl (la Puerta del Vino) cuyos motivos decorativos, relacionados con la viña y la vendimia, recuerdan que la iglesia tenía el monopolio para vender este valioso producto. En el interior, vale la pena fijarse en el púlpito de arenisca de Hans Lutz von Schussenried (1514), en el imponente altar mayor y en el crucifijo de madera del s. XV. También se puede visitar el Museo del Tesoro de la catedral que presenta una rica colección de vestimentas litúrgicas, reliquias, pergaminos y numerosos artículos de orfebrería, en su mayor parte del s. XVIII.

 

No hay que perderse la cercana iglesia de los Dominicos. Construida a finales del s. XIII, alberga un retablo del Guercino que representa la aparición de santo Domingo, algunas pinturas bizantinas y, en la capilla de San Juan – cuya construcción fue impulsada por el banquero toscano Giovanni de’ Rossi – el extraordinario ciclo de frescos del s. XIV de escuela giottesca con la historia de la Virgen María y los santos Nicolás, Juan Evangelista y Juan Bautista. La iglesia está muy cerca de la plaza Walther von der Vogelweide, animado punto de encuentro ciudadano, en cuyo centro se alza la estatua de este importante poeta alemán que vivió entre el s. XI y XII.

 

En la plaza se celebran los principales acontecimientos festivos, como la Fiesta de las Flores o el mercado navideño. En cualquier estación del año, no hay ciudadano o turista que no termine pasando por ella, ya sea para recorrer sus rincones más sugestivos o para tomarse algo en uno de sus cafés.

 

Iglesia de los Franciscanos

 

Plaza Walther delimita al norte con la plaza del Grano, en el corazón del burgo medieval, donde en el pasado se celebraba el mercado de granos. La vocación comercial de Bolzano viene de antiguo: ya hacia la mitad del año mil se celebraban importantes ferias, gracias a la ubicación estratégica de la ciudad, muy próxima a los pasos alpinos. Para aprovechar mejor el espacio disponible, los edificios tenían varias plantas, situándose los almacenes en los sótanos, las tiendas en la planta baja y las habitaciones en los pisos superiores. Numerosas callejuelas unen los soportales con las calles laterales. Paseando por ellas, es fácil llegar al Museo Mercantil, situado en un edificio que, a partir de la primera mitad del s. XVII, fue la sede del tribunal mercantil, impulsado por la archiduquesa Claudia de Médicis para resolver los litigios entre comerciantes. La colección del museo cuenta con documentos, cuadros y mobiliario y su visita permite admirar el elegante salón de honor de la primera planta. En la calle de los Portici se concentran algunas de las mejores tiendas de la ciudad, donde es posible comprar objetos y trajes tradicionales. Recorriendo por dicha calle, se llega a la plaza de las Erbe con su pintoresco mercado. En ella, donde predominan edificios y palacios antiguos, es posible comprar flores, productos típicos regionales y fruta y verdura de kilómetro cero.

 

Bolzano-Vicolo della Parrocchia

 

Siguiendo por la calle Museo, se llega al Museo Arqueológico del Alto Adigio, cuyas colecciones abarcan desde el Paleolítico hasta la época de Carlomagno, pasando por piezas románicas. Sin olvidar a Ötzi, el Hombre del Similaun que vivió al inicio de la Edad de Cobre, hace 5.000 años: su cadáver momificado fue hallado en 1991 por el matrimonio alemán Erika y Helmut Simon, entre los hielos del área del Giogo di Tisa, a más de 3.200 metros de altitud. Ötzi, quizás un pastor, quizás un fugitivo, murió como consecuencia de un flechazo en el omóplato izquierdo que le alcanzó el pulmón. El frío conservó perfectamente su cuerpo y todo lo que llevaba. Hoy, se expone en una urna estéril que reproduce artificialmente las condiciones del glaciar. Desde que se inauguró en 1998, el museo ha recibido a más de cuatro millones de visitantes.

  

Castillos y mucho más

  

Desde el puente Talvera se puede emprender un fácil paseo circular, muy apreciado por los habitantes de Bolzano. Se camina hacia el norte, hasta el Castillo Mareccio; luego, se toma un sendero que empieza en el puente Sant’Antonio y sigue hacia el Castillo Roncolo. Rodeado por viñedos, el primer castillo fue construido en el s. XIII y ampliado en épocas sucesivas. Se puede visitar previa reserva o con ocasión de conciertos u otros eventos. También el Castillo Roncolo alberga a menudo exposiciones, conciertos y espectáculos teatrales. Construido sobre un espolón rocoso en la entrada del Valle Sarentino, este imponente edificio del s. XIII (donde Pier Paolo Pasolini filmó algunas escenas de la película El Decamerón) es famoso por sus frescos de tema profano, entre los más importantes y extensos de la Edad Media. Representan escenas de caza y momentos de vida cotidiana, torneos de caballería y, en la Casa de Verano, escenas inspiradas en el rey Arturo y en las vicisitudes amorosas de Tristán e Isolda.

 

De nuevo en el puente Talvera es posible seguir el paseo hacia el sur, hasta el Museion, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo. El edificio mide más de cincuenta metros de altura y posee dos fachadas de vidrio y acero, orientadas simbólicamente una hacia la ciudad nueva y la otra hacia la antigua.

 

También merece la pena visitar la antigua iglesia parroquial de Nuestra Señora de Gries con el espléndido retablo de Michael Pacher, indiscutible obra maestra del arte gótico tirolés. Realizado en el s. XV, la obra de madera representa la Coronación de la Virgen. Más allá de la iglesia y de la abadía de los benedictinos, la mirada se pierde entre viñedos que casi penetran en la ciudad: Wolfgang Goethe bautizó poéticamente esta zona como la Puerta de los Dolomitas.

INFORMACIÓN:

Áreas de estacionamiento

 

Área de estacionamiento dotada de servicios para autocaravanas en Via Maso della Pieve, a cuatro kilómetros del centro (autobuses 2, 10A y 10B).

Servicios para autocaravanas en Via Buozzi, a unos cuatro kilómetros del centro (autobuses 10A y 10B).

Camping Moosbauer (Via San Maurizio Moritzingerweg 83, tel. 0471 918492, www.moosbauer.com; abierto todo el año).

Visitas

 

Tesoro del Duomo (Piazza della Parrocchia 27, tel. 0471 978676, www.musei-altoadige.it)

Museo Arqueológico del Alto Adigio (Via Museo 43, tel. 0471 320100, www.iceman.it).

Museo Cívico (Via Cassa di Risparmio 14, tel. 0471 997960)

Museion (Piazza Pietro Siena 1, tel. 0471 223413, www.museion.it)

Castillo Mareccio (Via Claudia de’ Medici 12, tel. 0471 976615, www.mareccio.info).

Castillo Roncolo (Via Sant’Antonio 15, tel. 0471 329808, www.roncolo.info). Para los horarios de apertura de ambos castillos, consulta el sitio web.

Iglesia de los Franciscanos (Via Francescani 1, tel. 0471 977293). Horario de visita: de lunes a sábado, de 10 a 12 y de 14.30 a 18; domingos, de 15 a 18.

Direcciones útiles

 

Azienda di Soggiorno e Turismo di Bolzano, Piazza Walther 8, tel. 0471 307000, www.bolzano-bozen.it.

Consorzio Turistico Bolzano Vigneti e Dolomiti, Via Pillhof 1, Frangarto, tel. 0471 633488, www.bolzanodintorni.info.

<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>