27 Abr 2016

EN AUTOCARAVANA CON UN BEBÉ

VIDA A BORDO

¿Tienes pensado viajar en autocaravana con un niño de pocos meses? Te contamos cómo prepararte lo mejor posible.
Nuestras sugerencias y precauciones para evitar inconvenientes a bordo y disfrutar únicamente de lo más bonito de un viaje en familia.

Cuando nos vamos de vacaciones con un niño pequeño son dos nuestras principales preocupaciones: hacer que viaje cómodo y conseguir llevar todo lo necesario. La autocaravana es la solución ideal en ambos casos, así que, si te has decantado por sumergir de manera inmediata a tu pequeño en este mundo, enhorabuena, ¡es una decisión bonita e importante! Precisamente por ello hay que analizarla con todo detalle: aquí te presentamos unos consejos que te ayudarán a evitar inconvenientes y a disfrutar de unas bonitas vacaciones en familia.

Cuando la autocaravana está en marcha

Durante la marcha, es indispensable que el niño permanezca sentado en su correspondiente silla conforme a ley y que vaya correctamente atado al asiento de la autocaravana, con el cinturón de seguridad abrochado. Se puede colocar la silla sobre el comedor, en sentido contrario al de la marcha. Si se desea, también se puede colocar en el asiento delantero del pasajero (solo si el airbag se puede desactivar). Sin embargo, es más adecuada una colocación trasera, más indicada al estar más resguardada (en verano, por ejemplo, hay más sombra) y es más cómoda para quienes deben atender al niño durante el viaje: al ir detrás, se le puede distraer con cualquier juego cuando se queja, refrescarle si suda o consolarle si llora sin tener que detenerse. Si el niño es muy pequeño y la configuración interna lo prevé, es posible introducir en lugar de la mesa del comedor una cuna de viaje que, una vez cerrada, ocupa poquísimo espacio.

Vida a bordo de la autocaravana

El interior de los vehículos de recreo no siempre tiene en cuenta el ímpetu de los niños a la hora de descubrir constantemente el mundo que les rodea. Así pues, es importante protegerse del peligro que suponen algunas estructuras y dispositivos que, al igual que en casa, no pueden faltar. Conviene por tanto pasar revista al vehículo sopesando posibles riesgos y peligros. No pasan la prueba de seguridad los bordes cortantes ni las esquinas con aristas entre la cabina y la zona de vivienda, o bien en la puerta, por lo que habrá de asegurarse de que en el habitáculo no haya elementos que puedan causar cortes o heridas. En lo referente a la puerta de entrada a la autocaravana, que puede convertirse en un peligroso «trampolín de lanzamiento», la primera medida que no debe descuidarse es la de utilizar cierres suplementarios de mariposa y montarlos si no los hubiera. Otras precauciones, que valen para todos, incluyen:
- rompellamas adecuados para la placa de cocina;
- una cerradura de seguridad doble para la puerta de entrada;
- una instalación eléctrica adecuadamente protegida, en especial el transformador de corriente y la toma interna de 220 V;
- un detector de fugas para la instalación del gas.

Para niños más mayores y capaces de comer sentados a la mesa del comedor, son muy prácticas las sillas que se fijan a la superficie de la mesa; obviamente, esta ha de estar sólidamente fijada a la pared o al suelo. Y, para una mayor tranquilidad del conductor, es útil el espejo retrovisor interno, poco eficaz para realizar maniobras pero ideal para vigilar a los niños que viajan sentados en la parte de atrás (si no hay espejo interno, se venden espejos que se aplican en el parasol).

Equipajes y objetos transportados en la autocaravana

Además del equipaje estándar del niño (ropa, pañales, cremas, biberones, etc.), los objetos voluminosos necesarios para unas vacaciones son: silla, cochecito, bañera, colchón de viaje antiahogo, esterilizador para el biberón. Muchos de ellos pueden guardarse en los maleteros de la autocaravana, de manera que no ocupen sitio ni entorpezcan el paso en el interior del habitáculo. Por supuesto, a la hora de equipar el vehículo es necesario prestar mucha atención a todo lo que vamos a llevar a bordo de la autocaravana; los objetos o sustancias peligrosas (líquidos o polvos para el WC, detergentes, medicinas, etc.) habrán de colocarse en muebles de pared o estantes altos, fuera del alcance de los niños.

La seguridad

La seguridad es imprescindible, no solo a bordo de la autocaravana, sino también en lo referente a las características del propio vehículo. El confort a la hora de conducir y la visibilidad son los primeros factores que ayudan a reducir riesgos. En el Fiat Ducato Camper, la calidad del sistema de frenado y la fiabilidad de las suspensiones están asociadas a tecnologías de seguridad activa como la ESC y la cámara trasera. De esta forma, hasta los niños más vivarachos pueden localizarse con facilidad, incluso en los puntos ciegos.

Por supuesto, antes de unas vacaciones largas con un niño, es conveniente llevar a cabo una prueba inicial: una excursión de ida y vuelta en el día, para empezar, y continuar con un fin de semana entero y unas minivacaciones. Podrás entender con facilidad cómo se adapta tu hijo al viaje y sopesar mejor sus necesidades con las tuyas.
Los niños, hasta los más pequeños, se adaptan con más facilidad de la que pensamos a las novedades y ambientes diferentes. Por lo demás, viajar en autocaravana es como tener una segunda casa móvil siempre a tu disposición.
¿Qué puede haber mejor?

 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>