08 Oct 2015

VIAJAR ES UN JUEGO.

Vida a bordo
VIAJAR ES UN JUEGO.
Organizar una excursión en autocaravana con niños.

Moverse en autocaravana
es sin lugar a dudas la forma más cómoda y flexible para viajar con niños.
Un viaje en autocaravana les permite conservar gran parte de sus costumbres hogareñas sin demasiados cambios. No tendrán que renunciar a sus juguetes, podrán tumbarse en la cama, descansar incluso cuando haya mucho tráfico e ir al baño cuando lo necesiten y dispondrán de una cocina y una nevera llena de su comida preferida, tanto en Londres como en Sevilla. ¡Hasta se podrán dar una ducha para refrescarse si hace mucho calor!
Naturalmente, incluso con un buen equipamiento como este, un viaje con niños en autocaravana no se debe tomar a la ligera: el aburrimiento, el cansancio, los caprichos y la inquietud son peligros que nos acechan y pueden alterar nuestros programas.
¿Qué hacer?
La respuesta es organizarse.
Con un poco de planificación e imaginación podemos abrir los ojos de nuestros pequeños a un mundo nuevo y, al mismo tiempo, regalarles una experiencia de viaje maravillosa y entusiasmante para toda la familia.

Viajar en autocaravana es un juego - Pruebas generales. Antes de emprender un largo viaje en autocaravana por primera vez con un niño, es importante acostumbrarle progresivamente a este tipo de aventura, empezando por un paseo el domingo y luego pasando un fin de semana lejos de casa. Así podremos valorar en cada momento sus reacciones y aquello que le llama la atención. Durante la primera experiencia, la autocaravana es ya de por sí una “meta”.
Es como un enorme juego por explorar, una casa especial de muñecas o un supervehículo equipado. Antes de salir de viaje, le diremos dónde vamos y las distancias, calculándolas de modo fácil e intuitivo para que pueda entenderlas (por ejemplo: “el viaje dura tanto como el episodio de dibujos animados que más te gusta” o “es como ir y volver de casa de los abuelos”, etc.).

Viajar en autocaravana es un juego - Palabra secreta en autocaravana: participar
Después de haber decidido la meta de nuestras vacaciones, si los niñostienen la edad adecuada, les haremos participar desde el principio en la organización del viaje, para aumentar sus ganas de partir Les ensañaremos fotos de las ciudades y los lugares que visitarán para despertar su curiosidad e interés. Es importante saber lo que les gustaría hacer o ver al llegar al destino y, aunque la decisión final es siempre de los padres, podemos intentar satisfacer al menos uno o dos de sus deseos. Si los niños tienen ya un cierto grado de autonomía podemos confiarles la tarea de buscar información sobre el destino y el viaje. Su habilidad os sorprenderá.

Viajar en autocaravana es un juego - ¿A qué jugamos?
Es fácil perder la paciencia cuando a bordo de una autocaravana viaja un niño o más de uno: se aburren y se enfurruñan. No nos dejemos pillar por sorpresa: antes de salir de viaje, dediquemos algo de tiempo a organizar modos para entretener y divertir a los niños con juegos y pasatiempos adecuados.
El álbum para colorear es un clásico con el que siempre se divierten los más pequeños. Podemos comprar uno u optar por soluciones personalizadas imprimiendo imágenes de la red (por ejemplo: http://disney-colora.disney.it/ ).

También los trabalenguas, las canciones y los juegos de palabras son siempre eficaces: uno de los juegos de palabras más sencillo es el del alfabeto. Para jugar, el primer participante solo tiene que pronunciar una palabra que empiece por la A como, por ejemplo, “avión”. El segundo tendrá que repetir la palabra con la A y añadir otra palabra más que empiece por la B y así sucesivamente. El juego es bastante largo y los niños se divertirán un montón si les hacemos reír con alguna broma o referencia simpática, por ejemplo: P como “pies malolientes”.
Si a los niños les gusta cantar, podemos crear una lista de grandes éxitos especial para autocaravana: sólo hay que escribir los títulos de sus canciones preferidas en papelitos y meterlos en una bolsa para extraerlos a suerte. El mejor cantante recibirá un pequeño premio.

Para romper la monotonía del viaje, podemos utilizar bolsas sorpresa especiales con pequeños objetos para distribuir. Pueden contener caramelos, plastilina, lapiceros, cartulinas de colores, pequeños muñecos, tebeos y todo lo que la fantasía y el sentido común nos sugieran, sin tener que recurrir necesariamente a juguetes costosos o supertecnológicos.
Es importante establecer de ante mano algunas reglas sobre cuándo los niños recibirán las sorpresas (por ejemplo, después de haber superado una gran ciudad, cada 3 horas, etc.) e intentar respetarlas.

Viajar en autocaravana es un juego - Menos expectativas, más flexibilidad.
Viajar en autocaravana con niños
puede ser una experiencia alegre y divertida siempre que no creemos excesivas expectativas: muchos lugares por visitar, demasiadas etapas o demasiados idiomas distintos que pueden estimular y excitar a los niños. Dediquémosles siempre espacios y actividades a medida. Si en nuestra meta no hay playas ni zonas para jugar o hacer deporte, limitemos a una o dos nuestras visitas diarias.

Y ahora... todos a bordo, ¡grandes y pequeños listos para arrancar!
 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>