EL OTOÑO ES MÁS DULCE EN VILLACH
 
 

EL OTOÑO ES MÁS DULCE EN VILLACH

La región más meridional de Austria nos conquista con sus lagos y montañas. Nos vamos de viaje en autocaravana para descubrir sus localidades.

Casi tan alegre como un país mediterráneo gracias a su clima y al espíritu de sus habitantes, está muy pendiente de la protección del territorio. La estación otoñal es perfecta para disfrutar de los últimos rayos de sol y explorar en autocaravana nuevas atmósferas y localidades.

VILLACH

Austria

Gracias a su estratégica posición, la zona turística de Villach –con sus lagos de Faak y Ossiach– en Carintia, nada más cruzar la frontera italiana de Tarvisio, permite admirar los colores del otoño en un clima aún templado y agradable. Unos días de vacaciones fuera de temporada en esta zona de Austria son auténtica mano de santo: entre excursiones alpinas, relax en los lagos y bienestar en los centros termales, en Villach cada uno de nosotros puede diseñar sus propias vacaciones perfectas. La región más meridional de Austria nos fascina con sus dulces horizontes y sus rincones, que parecen pintados, y es casi tan alegre como un país mediterráneo, gracias a su clima y al espíritu de sus habitantes, además de estar muy pendiente de la protección del territorio.

Si visitas Carintia quedarás encantado con su belleza y el inteligente uso que hace de sus lugares. Pero, ¿qué es lo que hace que esta región sea mágica? Carintia cuenta, respecto al resto del país, con una media muy elevada de irradiación solar. Sus lagos son los más cálidos de los Alpes, y durante el buen tiempo podemos bañarnos tranquilamente, casi como en el Mare Nostrum. Solo hay que pensar que hay, entre grandes y pequeños, nada más y nada menos que 1270 espejos de agua, que, en la mayoría de los casos, está clasificada como potable.

Es el paraíso de los deportistas: dondequiera que vayas podrás encontrar carriles bici, rocódromos y campos de golf, además de deportes relacionados con el agua y rutas de trekking. Además, en invierno los esquiadores pueden disfrutar de veinte estaciones de esquí distintas.
Tampoco falta el espacio para la cultura, y son muchos los centros que proponen actividades, festivales e iniciativas de todo tipo. Por otra parte, su posición geográfica también es favorable en este sentido, ya que está situada en un cruce de caminos de diferentes culturas (austriaco-germánica, italiana y eslovena), por las que está claramente influenciada. Museos, castillos y fortalezas son testimonio del ajetreado pasado de la región. Ni que decir tiene que las influencias culturales también han dado lugar a una cocina típica sumamente variada y que dejará satisfechos a los paladares más curiosos.

La integridad ambiental de Carintia es fruto de una atenta política ecológica, consciente de que el éxito turístico de la región y la protección medioambiental van de la mano. 2 parques nacionales, 35 áreas naturales protegidas con una superficie total de más de 13.000 hectáreas, 2 áreas ornitológicas, además de otras 75 áreas protegidas con más de 35.000 hectáreas de superficie y 250 atracciones naturales bajo tutela. Además, el territorio también cuenta con 70 campings, desde los mejor equipados hasta los más austeros, que permiten a los campistas encontrar el lugar ideal donde detenerse.


En el centro de Carintia
La zona de Villach-Warmbad, con los lagos de Faak y Ossiach, es especialmente interesante, ya sea por su cercanía con la frontera italiana, ya sea por la abundancia de campings, casi todos ellos situados frente a espejos de agua. Aquí están bien representadas las características más peculiares de la región: montañas, lagos, una población cordial, un clima agradable, una ciudad renacentista e infinitas posibilidades para practicar las actividades deportivas más variadas. Los amantes del excursionismo, el trekking y el cicloturismo pueden contar con un sinfín de rutas y carriles bici. Los amantes de la montaña, en cambio, podrán disfrutar escalando el Gerlitzen, que se eleva sobre la orilla norte del lago de Ossiach, mientras que los menos preparados podrán conquistar su cima cómodamente sentados en el teleférico Kanzelbahn hasta la estación intermedia, y después continuar en telesilla de cuatro plazas hasta la cumbre, situada a 1.911 metros de altitud. Una ruta bien señalada te permitirá, si así lo deseas, regresar a pie hasta el lago ubicado en la parte inferior. También se puede realizar la misma ruta en bicicleta de montaña.

Otra montaña interesante es el Verditz, el pilar noroccidental de la zona. Los remontes también funcionan durante las épocas de buen tiempo. Para volver a bajar, en la parte baja del Verditz la pista de tobogán ofrece una alternativa emocionante al descenso a pie. Al Alpe de Villach, en cambio, también se puede llegar con vehículos de motor hasta los 1.732 metros de altitud. Desde aquí parten numerosos senderos que nos ofrecen unas espectaculares vistas, que, durante los días más nítidos, pueden llegar hasta el Großglockner, la cima austriaca más alta. Por último, también se puede llegar al Dreiländereck, montaña que separa las fronteras con Italia e Eslovenia, con un moderno telesilla.


Los lagos de Ossiach y Faak
El de Ossiach es el lago más largo de la zona, y en él se pueden practicar numerosos deportes acuáticos. Un destino imprescindible para los amantes del arte es la iglesia barroca del monasterio de Ossiach, donde se realizan obras de música sacra de gran interés a nivel internacional y que alberga la Academia Musical Carintia.

El más meridional de los lagos en los que está permitido bañarse es el Faak. Por encima del lago, sobre un espolón de roca, surge el castillo de Finkenstein, en cuya arena se celebran festivales musicales y de cabaret. Alrededor de ambos lagos se han organizado rutas de senderismo y de running. En el lago de Faak también se han creado 5 itinerarios de marcha nórdica de 4,5 a 10 km de longitud.

La bicicleta es la reina de las actividades físicas, gracias a una nutrida red de carriles bici: 32 km de pista alrededor del lago de Ossiach, conectada a la del Drava. Esta última comienza en el Tirol Oriental y cruza toda Carintia. Se puede ir en tren desde Villach a Spittal y volver pedaleando a lo largo del curso del Drava. El lago de Faak también nos ofrece diferentes recorridos.


Un paseo por el centro de la ciudad
A caballo entre los países limítrofes, Villach es una ciudad de gran encanto y empapada de diferentes influencias culturales. El puente sobre el Drava es uno de sus lugares más simbólicos, y desde él se observan las llamadas «Bermas» en las dos orillas del río, famosas entre los ciclistas y los amantes de los paseos. Nada más cruzar el Drava nos encontramos en el casco antiguo, una zona peatonal en la que la plaza principal hace de centro neurálgico, y a cuyo alrededor están ubicadas las viviendas residenciales, muchas de ellas restauradas con gusto refinado. El núcleo estructural aún presenta a menudo características medievales, y los edificios, surgidos uno junto a otro a lo largo del tiempo, crean una fascinante red de estrechos callejones, parcialmente dominados por construcciones y parcialmente sostenidos por arcos ojivales. En la plaza principal es interesante observar la espléndida fachada renacentista del Hotel Post, que se remonta al siglo XVI.


Las termas
En Warmbad Villach, 40 millones de litros de agua a una temperatura de casi 30 grados se vuelcan todos los días desde las entrañas de la tierra en los balnearios de Erlebnistherme y en las piscinas terapéuticas de Warmbad-Villach. Aquí se combinan en una fórmula única salud y diversión, fitness y relajación, gracias también a la piscina con tobogán gigante de 21 metros de largo, para gran alegría de pequeños y mayores. Bad Bleiberg, centro minero hasta los años 50, cuando fue descubierta el agua termal, también dispone de un centro muy apreciado y una estructura terapéutica.


Los alrededores
La zona turística está compuesta por diez municipios, todos ellos merecedores de una visita. Arriach, centro geográfico de Carintia, es interesante por las bellas granjas centenarias conectadas por la ruta Hofwanderweg. El lago de St. Magdalene es una auténtica joya natural, y Egg, en el lago de Faak, con sus pintorescos paisajes, alberga un singular edículo sacro, quizás el más fotografiado del mundo.

PARADAS EN AUTOCARAVANA
• Villach: Camping Seehorf Campingweg 12, www.campingseehof.at
• Ossiach :Terrassen Camping Ossiacher See, Ostriach 67, A-9570 Ossiach, www.terrassen.camping.at
• Drobollach: Wiesencamping Marhof, Greutherweg 19, A-9580 Drobollach, www.marhof.at
• Faak am See: Strandcamping Anderwald, Strand-Nord 4, A-9583 Faak am See, ww.campinganderwald.at


INFORMACIÓN
www.carinzia.at
www.region-villach.at

<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>