30 Oct 2015

EL BIENESTAR VIAJA CONTIGO EN AUTOCARAVANA.

Vida a bordo

Cuidar el bienestar físico es el requisito previo a unas vacaciones realmente despreocupadas en autocaravana.
Para no descuidar los requisitos y los comportamientos virtuosos que nos ayudarán a disfrutar de unas vacaciones agradables y seguras, descubramos juntos antes de arrancar cuáles son las precauciones que se han de tomar antes y durante el viaje en autocaravana.

Bienestar a bordo de la autocaravana
Antes de salir de viaje o tras un largo periodo de inactividad, es necesario asegurarnos de que nuestro vehículo se encuentre en perfectas condiciones. Esto quiere decir, por ejemplo, limpiar de manera periódica y someter a tratamientos higiénicos las superficies y los revestimientos de la autocaravana, así como todos los objetos de uso cotidiano, por ejemplo, las sábanas, las almohadas, los colchones, la vajilla y los electrodomésticos. Para limpiar los distintos espacios y, en especial, la moqueta, es muy útil utilizar un aspirador con filtro HEPA. También el sistema hidráulico se debe controlar para garantizar el suministro de agua libre de impurezas y sin bacterias, mohos o residuos que pueden proliferar y acumularse durante los largos periodos sin uso.

Bienestar de los pasajeros en la autocaravana
En función de la estación en la que viajamos, nuestro botiquín deberá incluir fármacos y otros remedios. En verano es importante no subestimar el riesgo de deshidratación que puede causar cansancio, dificultad al moverse e, incluso, síncope. Beber agua y llevar siempre al alcance de la mano sobres de sales minerales es muy importante y útil para hacer frente a los golpes de calor y otros trastornos como la diarrea del viajero. En primavera y otoño se pueden sufrir trastornos relacionados con la zoonosis, es decir, enfermedades infecciosas transmitidas por algunos animales. Sobre todo cuando estamos al aire libre, las picaduras de insectos, garrapatas y flebótomos pueden provocar infecciones cuyos síntomas no son fáciles de reconocer. Es mejor prevenir con repelentes tópicos y sistémicos o, incluso y mucho más fácil, montando mosquiteras. Tampoco debemos olvidarnos de llevar con nosotros algunos remedios básicos que pueden resultar útiles en cualquier latitud y en múltiples situaciones: desinfectantes, guantes, tiritas, algodón y fármacos básicos. Naturalmente, el sentido común es nuestro compañero de viaje insustituible.

Ya está todo listo para arrancar.
¡Buen viaje!

 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>