20 Jul 2017

YO, LA AUTOCARAVANA Y LA CARRETERA

VIDA A BORDO
YO, LA AUTOCARAVANA Y LA CARRETERA

Un viaje de 20.000 kilómetros en solitario por toda Europa.

El periplo por la Europa continental a través de 23 países buscando historias de frontera: este es el proyecto “Vostok100k” emprendido por un fotógrafo italiano - Lorenzo Scaraggi - que, en solitario, en una autocaravana especial, ha decidido lanzarse a tragar kilómetros y kilómetros en una oportunidad única de conocer gente, carreteras, bosques, mares y de enriquecerse de humanidad y sentimientos. Su concepto de viaje es slow, donde el tiempo lento también es búsqueda y compartición de experiencias, en Facebook y YouTube.

Se llama “Vostok100k” y es el proyecto de un periplo por la Europa continental a través de 23 países buscando historias de frontera. La idea es de un fotógrafo italiano que, en solitario, con una autocaravana especial, ha decidido lanzarse a tragar kilómetros y kilómetros en una oportunidad única de conocer gente, carreteras, bosques, mares y de enriquecerse de humanidad y sentimientos. Recorrer el mundo en modalidad slow, a una media de 70 km/h y a bordo de un vehículo de 1982. Ha reducido la tecnología al mínimo, no utiliza ningún GPS y solo recorre viejas carreteras.
Su concepto de viaje es slow y esto se traduce en búsqueda y compartición de experiencias, en Facebook y YouTube, a través de reportajes, entrevistas y vídeos. Todo el proyecto se basa en la fuerza de la web y se ha financiado completamente mediante micromecenazgo.

El Vostok debe su nombre a la nave espacial que llevó a Yuri Gagarin al espacio ya que, en cierto sentido, hoy, un viaje en autocaravana es una aventura similar a la viajar por el espacio.
En el pasado, nuestro protagonista se había movido de todas las maneras posibles, haciendo autostop, en bicicleta y a pie, pero, a un cierto momento, se dio cuenta de que necesitaba un medio diferente para realizar lentamente el sueño de cualquier viajero: dar la vuelta al mundo.
28 quintales de mecánica pura, sin centralitas eléctricas, sin accesorios tecnológicos, sin dirección asistida ni aire acondicionado se han transformado en el proyecto Vostok100k: es decir, cien mil kilómetros de vuelta al mundo, cuya primera etapa, Europa, ha llegado al término.

El Vostok ha recorrido carreteras desde el cabo Norte hasta Capadocia y, gracias al micromecenazgo, ha recogido más de 7.000 euros en 50 días. Con el web, se han compartido los reportajes en vídeo y las historias de “frontera” vividas por nuestro protagonista: una explicación continua, un flujo de consciencia diaria de todo lo que implica un viaje similar. “De esta manera, aunque uno esté solo - dice Lorenzo - es como estar en compañía; además, moviéndome en autocaravana es posible redefinir cada día el significado de la palabra hogar”.

“He pasado la noche en los acantilados de Portugal, en el desierto de Tabernas, en España, he bebido vino en las frías playas de Estonia bañadas por el mar Báltico, he cocinado en los bosques de Letonia, he escrito mi diario en las montañas de Albania, sintiéndome siempre como en casa, entre las cuatro chapas de mi Vostok”, afirma Lorenzo, que continúa: “Quizás el secreto está en el hecho de llenar los días de curiosidad o de sentirse cómodo descubriendo lugares nuevos y sentir que lo desconocido entra en el corazón y se queda allí para siempre. He encontrado a vagabundos, autostopistas, frailes eremitas y prófugos de guerra en las carreteras de esta Europa que sigue buscando su identidad: una humanidad que llevaré siempre conmigo porque esta es la verdadera riqueza de cualquier viaje”.

Las aventuras continúan hacia nuevas metas, obviamente en autocaravana, el medio de transporte ideal que permite hacer realidad todos los grandes sueños que alimentan todo viaje.

(Para saber más: http://www.vostok100k.com/)

 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>