24 Jul 2018

EL ARTE DE APARCAR LA AUTOCARAVANA.

VIDA A BORDO

El estacionamiento nocturno en autocaravana

Si hemos decidido pararnos para pasar la noche, debemos evaluar en tiempo útil el área de estacionamiento elegida para aseguramos de que sea lo suficientemente tranquila y de no se trate de una zona de encuentro poco agradable. En este caso, tendremos tiempo de desplazarnos a otro lugar. Se desaconsejan los lugares demasiado apartados o aislados, aunque puedan parecer muy románticos. También hay que prestar atención a los lugares muy concurridos o donde podamos ser molestados (aparcamientos de locales nocturnos, estadios, etc.).

Las áreas de descanso de las autopistas ya no son tan atractivas como antes, porque cada vez están más llenas y son más ruidosas. Por eso, se aconseja evaluarlas bien caso por caso. A veces, quizás sea mejor recorrer algunos kilómetros más e ir hasta un pueblo tranquilo que nos ofrezca un rincón ideal para aparcar libremente nuestra autocaravana sobre base Fiat Ducato, donde no llamemos la atención y podamos dormir tranquilos.

Naturalmente, el estacionamiento no debe acarrear daños o molestias a quienes estén cerca de nosotros, tanto si son otros campistas o autocaravanistas que también han elegido el área de descanso, como si son los mismos lugareños. Deseamos respeto y, por lo tanto, en primer lugar, lo tenemos que mostrar hacia los demás.


El estacionamiento de la autocaravana en estructuras de alojamiento

Es obvio, pero no está mal recordarlo, que los movimientos y las maniobras dentro de las estructuras de alojamiento (áreas de estacionamiento, campings, agroturismos, aparcamientos) se deben realizar a paso de hombre: para la seguridad de todos, especialmente de los niños que seguramente habrá en ellas, y para evitar levantar inútilmente polvo, barro, etc. ensuciando a quien se ha instalado antes que nosotros. Además, si cuando llegamos hay espacio suficiente, no hay que aparcar muy cerca de otras autocaravanas que ya estén estacionadas: respetemos la privacidad y el espacio vital de los demás.

Si lo creemos oportuno y la estructura que nos alberga lo prevé, podemos conectarnos a la red eléctrica para recargar las baterías de a bordo y disponer de 220 V para nuestros aparatos especiales (secador de pelo, etc.).

Para ello, debemos disponer de un cable tripolar lo suficientemente largo y de algunas clavijas que nos permitan enchufarlo a la toma disponible (existen clavijas múltiples para conectarlas en tomas diferentes de otros países). Para la seguridad, es muy importante evitar conexiones volantes e improvisadas que, en caso de lluvia, pueden provocar fácilmente un cortocircuito.

Se debe evitar emitir ruidos que puedan molestar a quienes estén aparcados a nuestro lado: en concreto, el uso de generadores de corriente se debe reducir al mínimo y solo cuando los demás no se vean obligados a compartir las emisiones.

El estacionamiento libre en autocaravana

El estacionamiento libre, fuera de las estructuras de alojamiento, no está permitido en todos los países. Conviene informarse bien y con la suficiente antelación, y decidir en consecuencia: seguramente, despertarse en plena noche entre policías no es lo que uno se espera de un viaje.

Aunque esté permitido a nivel general (como en Italia, según el artículo 185 del código de circulación, apartado 2*), el estacionamiento libre puede estar sujeto a limitaciones locales, temporales o para categorías específicas de vehículos (no para las autocaravanas pero sí, por ejemplo, para los vehículos superiores a 25 quintales) y, por lo tanto, también en este caso hay que informarse bien con antelación, quizás preguntando a la policía local.
Recordamos que no se permiten usar cuñas de nivelación bajo las ruedas, escalones extraídos, ventanas o puertas abiertas hacia el exterior.

Por último, es aconsejable aparcar nuestra autocaravana sobre base Fiat Ducato en una superficie plana: se dormirá mejor, no habrá problemas con los desagües de los fregaderos y de la ducha y, sobre todo, la nevera trabajará en condiciones ideales. Si es posible, orientaremos el vehículo de manera que el sol, durante su ciclo diurno, no dé nunca de forma directa a la pared en la que se encuentra la nevera: de esta manera, la ayudaremos decisivamente en su trabajo.

Con estas sugerencias, Fiat Professional for Recreational Vehicles desea a todos un estacionamiento tranquilo. Y, naturalmente, un buen viaje.​

 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>