10 Ago 2017

ANTES DE PARTIR CON LA AUTOCARAVANA

Vida a bordo

Precauciones, controles y reglas indispensables para viajar en autocaravana.
Aunque pueda parecer obvio, conducir correctamente la autocaravana significa realizar, antes de partir, una serie de operaciones útiles para viajar tranquilos y protegidos. A continuación, se describen las medidas que se deben tomar.

----

Antes de poner en marcha tu autocaravana, para viajar bien tranquilo, es necesario realizar varios controles y tomar algunas precauciones. Puede parecer obvio, pero comprobar, por ejemplo, que todas las aberturas estén cerradas (puerta, ventanas, ojos de buey), que el escalón se encuentre retraído y que se haya cerrado la llave del gas general, es un procedimiento que tendría que ser casi mecánico en la praxis cotidiana de los autocaravanistas viajeros.

Visibilidad
Asegúrate la mejor visibilidad posible, regulando con cuidado los espejos retrovisores externos y familiarizándote con las vistas laterales que, a veces, pueden no estar completamente libres: si es necesario, pide ayuda a los pasajeros en los cruces o cuando te incorpores a un carril.

Orden a bordo
Asegurarse de que los muebles y las puertas internas estén bien cerrados y que no haya objetos que puedan caerse: un vaso en la mesa o en la encimera de la cocina, un libro encima de un estante o en el borde de la cama, seguro que caerán a la primera curva.
También presta atención a la puerta de la nevera que, normalmente, es más pesada debido a las botellas y tiene que fijarse con el cierre de seguridad previsto: en caso contrario, además de abrirse - dañando con facilidad las bisagras - todo el contenido saldrá de golpe y acabará por el suelo. Esto es válido en cualquier posición en la que esté instalado el electrodoméstico, pero, sobre todo, si está en lo alto o en el lado trasero del vehículo, donde, si no está cerrado como es debido, basta un frenazo para abrirlo completamente.

Espacios y dimensiones
Una vez en marcha, debes ser conscientes de las dimensiones del vehículo que estás conduciendo. Por lo tanto: grábate en la mente las dimensiones de tu autocaravana (las puedes consultar en el permiso de circulación) y, si es necesario, apúntalas en un papel para tenerlas siempre al alcance de la mano, junto al volante (evitarás incómodas comprobaciones ante un paso subterráneo, quizás con una cola de vehículos detrás).

- Altura de la autocaravana:
siendo alrededor de tres metros (mucho más para las perfiladas), se tiene que prestar mucha atención a todos los obstáculos que, en un automóvil, no notarías; por lo tanto, ojo a los balcones, cables, partes que sobresalen, ramas de los árboles (¡casi nunca señalizadas!), etc.

- Anchura de la autocaravana:
generalmente, es mayor en la parte trasera de la autocaravana:
generalmente, con respecto a la cabina de conducción (no en el caso de las integrales), y se tiene que valorar correctamente. Una buena referencia son los espejos retrovisores: si estos pasan, pasará el resto del vehículo siempre que vayas bien recto.

- Longitud:
en los cambios de carril tras adelantar, en las marchas atrás y en las maniobras tienes que estar muy atento y, si es necesario, pide a alguien que viaje contigo que controle desde una ventana trasera; también debes prestar atención arriba (ramas, fanales, etc.) y abajo, donde a menudo pequeños obstáculos, verjas semiescondidas por la vegetación, etc. pueden crear problemas.
Presta atención al extremo trasero del vehículo, sobre todo si se caracteriza por un realce pronunciado.

Asientos y seguridad
Abrochaos siempre los cinturones de seguridad. Todos los pasajeros deben hacerlo; además, deben ocupar los asientos previstos por el fabricante, expresamente indicados en el habitáculo y en el manual de uso.
Adapta tu estilo de conducción a los límites previstos por la ley (respetando las señales viarias y las normas del país que visitas), a las dimensiones de la autocaravana y a sus prestaciones.
Presta atención a los golpes de viento: pueden provocar bandazos imprevistos y peligrosos al chocar contra las grandes paredes laterales; el fenómeno también se puede notar si adelantas vehículos mayores que el tuyo, como camiones o autocares.

En marcha
Durante el viaje, recuerda de efectuar breves paradas para poder recuperar rápidamente energía y lucidez, también gracias a las comodidades que te ofrece la autocaravana.
Durante la conducción, no es prudente que los pasajeros se muevan a bordo: en caso de necesidad, deben avisar al conductor para que efectúe una breve parada y todos estiren las piernas y disfruten del paisaje.

¡Buen viaje!

 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>