22 Mar 2022

¡BIENVENIDA PRIMAVERA! TE PRESENTAMOS LOS ITINERARIOS ITALIANOS MÁS BONITOS PARA RECORRER CON TU AUTOCARAVANA CON BASE DUCATO

VIAJAR EN AUTOCARAVANA
¡BIENVENIDA PRIMAVERA! TE PRESENTAMOS LOS ITINERARIOS ITALIANOS MÁS BONITOS PARA RECORRER CON TU AUTOCARAVANA CON BASE DUCATO

Aire de primavera.

Un respiro con los ojos cerrados. Aire fresco que entra por la nariz. El sol en la piel.
¡Por fin, llega la época en que los días empiezan a alargarse! Los campos se llenan de flores y a todo el mundo le entran ganas de viajar, moverse y descubrir nuevo lugares. Ha llegado la hora de organizar escapadas fuera de la ciudad, excursiones por la naturaleza y, por qué no, un largo fin de semana gastronómico.

Así pues, ¿a qué esperas?
Aquí te proponemos tres itinerarios imperdibles para el próximo viaje a bordo de tu autocaravana con base Ducato.

Itinerario 1 – Excursión por los lagos

 

Con su clima templado, la primavera hace que la naturaleza presente floraciones espectaculares y que los jardines se muestren en todo su esplendor, siendo también la mejor época para disfrutar de un fin de semana recorriendo los lagos más famosos de Italia. Sus maravillosos pueblos llenos de arte y su naturaleza incontaminada ofrecen un amplio abanico de opciones para un fin de semana de relax y cultura.

Con su clima templado, la primavera hace que la naturaleza presente floraciones espectaculares y que los jardines se muestren en todo su esplendor, siendo también la mejor época para disfrutar de un fin de semana recorriendo los lagos más famosos de Italia. Sus maravillosos pueblos llenos de arte y su naturaleza incontaminada ofrecen un amplio abanico de opciones para un fin de semana de relax y cultura.

Nuestro itinerario empieza en Riva del Garda, famosa ciudad a orillas del lago de Garda, enclavada entre el Monte Rocchetta al oeste y el Monte Baldo al este. Además de visitar la iglesia de la Inviolata, la plaza 3 Novembre y el Palacio Pretorio, vale la pena recorrer el sendero del Ponale que ofrece unas vistas espectaculares del lago ya que se desarrolla a una altura considerable.
Si la estancia con tu autocaravana con base Ducato se alarga algunos días, te aconsejamos que des un corto paseo desde la plaza delle Erbe hasta la iglesia de Santa Bárbara, construida en 1935, pasando por el Bastione, una fortaleza véneta que se erigió entre 1507 y 1508.
Desde Riva del Garda, las siguientes etapas son el pequeño lago de Valvestino y, luego, el lago de Idro. Si nos desplazamos hacia el sur, hacia la zona de Franciacorta, cerca de Brescia, es posible visitar la abadía olivetana de San Nicolás en el pueblo de Rodengo-Saiano: fundada hacia la mitad del s. XI, se trata de un famoso complejo religioso de gran valor artístico y espiritual.
Yendo hacia el norte, llegamos al lago de Iseo. Justo desde la ciudad medieval de Iseo es posible tomar en barco para ir a Monte Isola, la isla lacustre habitada más grande de Europa.
Regresamos de nuevo al lago de Garda conduciendo hacia Desenzano y, luego, continuando por la orilla oriental hasta Sirmione, famosa localidad termal donde puedes disfrutar de un día de relax y visitar su castillo, llamado Rocca Scaligera, así como las cuevas de Catulo que, en realidad, no son unas cuevas, sino las ruinas de una antigua villa romana.

Itinerario 2 – Fin de semana en un cuadro impresionista

 

Si alguna vez has soñado con saltar dentro de un cuadro de Monet y correr por campos teñidos de preciosas amapolas rojas, este itinerario es ideal para ti y tu autocaravana con base Ducato. En el corazón del parque nacional de los Montes Sibilinos se alza el pueblo de Castelluccio di Norcia, famoso por sus ricas lentejas, cultivadas en las tierras de la meseta. Sin embargo, no muchos saben que, precisamente el cultivo de esta legumbre ofrece unos paisajes únicos entre mayo y principios julio: los campos se convierten en una auténtica paleta de mil colores que hace que la meseta sea todavía más encantadora y maravillosa.
Para llegar a Castelluccio y descubrir también los Montes Sibilinos, te aconsejamos que recorras la ruta del homónimo parque nacional llamada “La Grande via del Parco”.

Partiendo de Amandola, se atraviesan las colinas del Piceno, situadas debajo de las grandes montañas de los Sibilinos, pasando por el Monte Sibilla y el Monte Vettore, la cumbre más alta del grupo. Si atraviesas esta parte del parque, por fuerza debes pararte en Montemonaco y visitar la cueva de la Sibila, ubicada a 2.150 de altitud. Según la leyenda de la Sibila Apenínica, esta cueva era el punto de acceso al reino subterráneo de la reina Sibila, sacerdotisa capaz de predecir el futuro y, también, de seducir y hechizar a cualquier hombre.
Montefortino y Montegallo son algunos de los bonitos pueblos que encontrarás a lo largo del camino. Estos burgos ricos de historia, lugares de encuentro de figuras políticas y religiosas, sufrieron el terrible terremoto de 2016, pero siguen ofreciendo fantásticos paisajes e inolvidables experiencias.
Como penúltima etapa de la ruta, te proponemos Arquata del Tronto, un pueblo de origen incierto, pero cuyas primeras noticias documentadas se remontan a la Alta Edad Media. El pueblo sufrió importantes daños durante el terremoto de 2016, pero aún conserva su estructura del s. XIII.

Una curiosidad: el municipio de Arquata del Tronto es el único de Europa cuyo territorio se extiende por dos parques nacionales, el de los Montes Sibilinos al norte y el del Gran Sasso y Montes de la Laga al sur.
Desde Arquata del Tronto nos desplazamos finalmente hacia los paisajes en flor de Castelluccio, que, como hemos anunciado, son un espectáculo único y diferente cada año. Sumergirse en esa explosión de colores y perfumes será como sumergirse en un auténtico cuadro impresionista. Para los amantes de los paseos y el senderismo, es posible recorrer varias rutas por el Monte Vettore, o por las montañas de los alrededores, y observar el florecimiento de la llanura desde diferentes perspectivas.
La Fiesta de la floración se celebra el tercer y último domingo de junio, pero, como todo evento natural, puede variar dependiendo de las condiciones meteorológicas, por lo que cualquier momento entre finales de mayo y la primera quincena de julio puede ser bueno para admirar esta maravilla de colores.

Itinerario 3 – No solo playa: Cilento por descubrir.

 

¿Te gusta la playa, pero no el calor excesivo del verano? ¿No quieres renunciar al verde de las montañas? Entonces, la solución perfecta para escaparte un puente de primavera es el Cilento. El parque nacional del Cilento y Valle de Diano se extiende por la provincia de Salerno y la cercana Basilicata e incluye amplias extensiones de olivares, suaves colinas y montañas que caen a pico sobre el mar. Además, desde 1998 es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Entre senderos a lo largo de la costa, pueblos encantadores e impresionantes sitios arqueológicos, será imposible aburrirse y, sobre todo, no dejarse seducir por la excelente gastronomía de este territorio. Justo aquí, entre mar y montaña, se produce La Zizzona di Battipaglia, la famosa mozzarella de leche de búfala que puede llegar a pesar hasta 10 kg por pieza.

La primera etapa del itinerario empieza en Palinuro, un pequeño pueblo marinero, ubicado en una hermosa ensenada natural. Precisamente, la especial conformación de la costa hace que el territorio esté lleno de cuevas no solo terrestres, sino también submarinas. La costa de Palinuro, como la de la cercana Marina di Camerota, presenta tramos realmente espectaculares, por lo que es aconsejable alquilar una lancha y contemplarla desde el mar.
De Palinuro nos dirigimos a Marina di Camerota donde, además del pequeño casco antiguo, cabe destacar el sendero de la Costa della Masseta e degli Infreschi, un camino de gran belleza, que gustará tanto a los amantes del senderismo como a los que no lo son, y que, bordeando el mar, lleva a tres de las calas más bonitas de Cilento: playa de Pozzallo, playa de Cala Bianca y bahía degli Infreschi.
Antes de llegar a Castellabate, vale la pena pasar por Acciaroli, un pequeño pueblo de marineros donde en 1950 se alojó Ernest Hemingway y cuyos habitantes le dieron inspiración para escribir su famosa novela “El viejo y el mar”.
Castellabate, con su puerto deportivo, sus callejuelas sinuosas, sus bonitas plazas y su mirador que ofrece unas vistas espectaculares del mar, es uno de los pueblos más bonitos y famosos de todo el Cilento.
Desde Castellabate aconsejamos ir hacia Paestum haciendo un alto en Agropoli. Su casco antiguo de época medieval y su majestuoso castillo aragonés, ubicado en la cima de una colina, te dejarán boquiabierto.
Una vez en Paestum, es obligatorio visitar el sitio arqueológico, donde podrás admirar las ruinas de la antigua Poseidonia, ciudad fundada en el siglo VII a. C. por los griegos, dedicada a Poseidón, el dios del mar, aunque también fue muy devota de Atenea y Hera. Este sitio también es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.
Por último, para conocer y disfrutar del auténtico y profundo espíritu del Cilento, te aconsejamos que visites algunos de los pueblos del interior, como Laurino, Valle dell’Angelo y Piaggine, desde donde es posible emprender el sendero del Monte Cervati, que con sus 1.898 m es una de las montañas más altas de Campania.

Esta es nuestra propuesta para descubrir, también en primavera, tres destinos especiales en la amada Italia. Tres itinerarios para tres lugares completamente diferentes con una identidad única y profunda.

Ahora, te toca a ti elegir cuál de los tres es el más adecuado para tu próxima aventura con tu Ducato. Luego, solo tienes que cerrar los ojos, respira hondo… ¡Y arrancar!​

 
<asp:ContentPlaceHolder id="PlaceHolderPageTitle" runat="server"/>